Si sufres de artritis, artrosis, tendinitis, gota u otros problemas musculares y articulares, notarás que con la llegada del otoño, tus articulaciones empiezan a resentirse y a doler más. Los cambios de temperatura, de humedad, de presión, incluso la lluvia y el viento, provocan muchos cambios atmosféricos que aumentan todo tipo de molestias articulares.


VISITA NUESTRA SECCIÓN DEDICADA A HUESOS Y ARTICULACIONES

¿Cómo podemos mejorar los dolores en las articulaciones cuando llega el frío?

Aunque el deterioro de las articulaciones no es un proceso que pueda revertirse y curarse, sí que puede tratarse. Toma nota, porque siguiendo unos simples consejos de alimentación y de hábitos saludables, puedes mejorar de forma significativa todas las molestias articulares cuando llega el otoño.

- En cuanto a la alimentación, podemos incorporar a nuestra dieta en mayor cantidad algunos alimentos y ayudarnos con algunos suplementos:

  • Pescado azul: Tiene un alto contenido en Omega 3, que mejora los problemas de las articulaciones. Aumenta tus raciones a 5 veces por semana y complementa tu dieta con algún suplemento de aceite de bacalao, que protegerá tus cartílagos.
  • Alimentos ricos en Vitamina E, que mejora la protección de la matriz del cartílago. Por ejemplo, almendras y piñones, espinacas y espárragos, semillas de girasol, aceitunas verdes o albaricoques.
  • Antioxidantes como el té verde tambié protegen los cartílagos y previenen el deterioro de las articulaciones.
  • Jengibre: esta raíz cuenta con propiedades antiinflamatorias, por lo que mejora el dolor articular. Puedes tomarla habitualmente, tanto en infusión como en forma de complemento, en cápsulas.
  • La glucosamina natural se ha demostrado que no sólo evita el deterioro del cartílago, sino que además ayuda a repararlo, reforzando sus mecanismos naturales de curación. También reduce la inflamación, lo que alivia las molestias. Podemos tomarla en forma de suplemento.

- En cuanto a los hábitos de vida saludable, es muy importante realizar ejercicio de forma habitual para mantener activas y en movimiento las articulaciones evitando que se atrofien, lo que incrementa su deterioro.

El yoga, el tai-chi o la natación son buenas opciones para los que sufres de dolor articular.