Dietética Central
Cerrar Mi cesta 0,00 €

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

Reportajes

5 consejos para cuidar el hígado

10/12/2018 13:34 Divulgación Por: Dietética Central

¿Cómo cuidar el hígado?

Hábitos poco saludables pueden sobrecargarlo y provocar problemas crónicos.

El hígado es uno de los órganos más importantes del organismo. Entre sus funciones se encuentra el limpiar la sangre de toxinas, la síntesis de proteínas, transformar los alimentos en energía y favorecer el proceso de la digestión.

Los malos hábitos, una dieta equilibrada y las emociones negativas afectan al funcionamiento y al rendimiento del hígado, lo que repercute de forma negativa en nuestra salud. Algunos consejos sencillos que debemos tener en cuenta para cuidarlo son:

-16%

SUPRAMINERAL DESMODIUM 250ml.

NUTERGIA

Favorece la función hepática y contribuye a proteger las células frente al estrés...

antes 20,72 €

Special Price 17,42 €

Detalles y Stock
Añadiendo...

1. Seguir una dieta equilibrada. Una dieta nutricionalmente pobre, alta en grasas saturadas y azúcares y el exceso de alcohol, dificultan una de las funciones principales del hígado, que es la eliminación de las toxinas de la sangre. Debemos incluir en nuestra dieta abundancia de frutas y verduras frescas y alimentos ricos en antioxidantes (frutos rojos, manzanas, té verde, frutos secos, tomates, alcachofas…)

También debemos intentar consumir sólo de forma esporádica la fritura, los embutidos, la comida rápida, la bollería y los alimentos procesados altos en azúcares, así como evitar el exceso de sal en las comidas.

 

Una dieta saludable es importante para no sobrecargar el hígado y producir estrés oxidativo

2. Hidratarse de forma correcta. Beber mucho ayuda al hígado en su función de limpieza de las toxinas del organismo, que se eliminan a través de la orina. Lo más recomendable es beber mucha agua, aunque también podemos acudir a los zumos naturales y a las infusiones. Sin embargo, debemos evitar los refrescos y las bebidas muy azucaradas, como los zumos envasados.

3. Disminuir al máximo el consumo de alcohol. El exceso de alcohol es el mayor enemigo del hígado, que debe trabajar para descomponerlo por reacciones químicas, cosa que supone un sobreesfuerzo para las células hepáticas. El alcoholismo crónico puede provocar consecuencias irreparables en el organismo, como la cirrosis y la disfunción hepática, que a la larga pueden derivar incluso en cáncer.

4. Evitar la automedicación frecuente. Los medicamentos también tiene que ser filtrados por el hígado, que posteriormente los metaboliza.

Cuando un médico nos prescribe un fármaco para tratar una patología, se trata de una dosis controlada que ya tiene en cuenta este aspecto. Pero muchas veces, cuando tenemos patologías comunes como dolores o procesos inflamatorios, solemos recurrir a los medicamentos sin receta. Es importante no excederse con este tipo de medicación, ni en tiempo ni en cantidad, ya que las reacciones químicas necesarias para su metabolización pueden dañar la función hepática de forma irreversible. Es mejor acudir al médico para que localice el origen del problema y pueda tratarlo de forma adecuada para que desaparezca.

5. Disfrutar de un descanso correcto.  El hígado se regenera de madrugada, durante el sueño. Por tanto, si no dormimos las horas suficientes se produce un estrés oxidativo en este órgano que puede afectar a sus funciones: es más difícil metabolizar las grasas de la dieta, que se acumulan en las células hepáticas. Esta es la explicación de por qué también dormir poco puede hacer que engordemos.

En este sentido también es aconsejable no cenar en exceso y tampoco muy tarde, para que durante el sueño ya se haya producido la digestión y el hígado tenga tiempo de utilizar ese descanso para regenerarse.

Productos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle la navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas, de nuestra Política de Cookies y de nuestra Política de Privacidad