900 828 416
Mi cesta0
0,00€

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

Reportajes

Almidón resistente y sus beneficios para la salud intestinal

05/02/18 12:49 Sistema Inmunitario Por: Dietética Central

Salud intestinal

El almidón resistente llega intacto al colon para alimentar las bacterias beneficiosas de la microbiota

Nuestra microbiota pesa alrededor de 2 kilos y supera en 10 veces el número de células de nuestro cuerpo, existiendo en nuestro estómago en torno a 100 millones de neuronas. Esta red celular mantiene un contacto estrecho entre el sistema digestivo y el cerebro por lo que al estómago se le llama también “el segundo cerebro”.

La salud del aparato digestivo influye de forma determinante en la salud general del organismo. Tanto es así, que un desequilibrio de las bacterias del estómago está directamente relacionado con patologías como la inflamación abdominal, la obesidad, problemas emocionales como la depresión, problemas neuronales como el Alzheimer, etc.

¿Cómo cuidar la flora intestinal?

Es muy importante para la salud cuidar nuestra flora intestinal, para lo que contamos con 2 elementos principales:

Por un lado los probióticos, que son bacterias vivas beneficiosas presentes de forma natural o añadidas de forma artificial en algunos alimentos. Son efectivos cuando existe un déficit de estas bacterias, por ejemplo, al tomar antibióticos que lo destruyen todo (bacterias buenas y malas). Los probióticos pueden llegar o no a su destino, ya que el viaje por el aparato digestivo es largo, o puede que no cumplan su función porque el tipo de bacteria no es el que necesitamos.

Complemento alimenticio rico en fibra dietética con almidón resistente y biotina para...

Precio especial: 31,37€

antes 39,51€

Comprarlo en la web

Por otro lado contamos con la ayuda de los prebióticos, unas sustancias que no se digieren (por lo que llegan intactos a la flora intestinal) y cuya función es estimular el crecimiento de las bacterias beneficiosas que ya tenemos. El almidón resistente es uno de estos prebióticos, con características similares a la fibra tradicional, pero que recientemente está despertando el interés de los especialistas por sus propiedades específicas.

Los prebióticos como el almidón resistente estimular el crecimiento de las bacterias beneficiosas del intestino

Los beneficios del almidón resistente

El almidón normalmente se transforma en glucosa para suplir las carencias, por ejemplo, tras un entrenamiento. Sin embargo el almidón resistente tiene algunas ventajas sobre el tradicional que mejoran nuestra salud intestinal y por tanto, nuestra salud general:

1. El almidón resistente, a diferencia del tradicional y según su mismo nombre indica, tiene la capacidad de viajar a través del sistema digestivo sin deteriorarse, por lo que llega intacto a la flora intestinal, beneficiando de forma más evidente a las bacterias buenas.

2. Ayuda a un mejor funcionamiento metabólico al reducir los niveles de glucosa en sangre tras las comidas y mejora la sensibilidad a la insulina. Estas características lo hacen muy beneficioso para las personas diabéticas, tanto del tipo 1 como del tipo 2.

3. Estas mismas características anteriores ayudan a mantener un peso equilibrado al facilitar que las hormonas quemen más grasa. También cuenta con la mitad de las calorías del almidón normal, tiene un efecto saciante y facilita la oxidación de los lípidos, que ayuda a obtener la energía de las grasas.

4. Beneficia la salud intestinal porque mejora la protección de la barrera intestinal: protege la mucosa y estimula la absorción de minerales como el magnesio, por lo que se mejora el funcionamiento del sistema inmune.

5. Genera grasas buenas que necesita el organismo. Por un lado el butirato, generado en gran medida por las bacterias a partir de carbohidratos no digeribles (como el almidón resistente), que es la mayor fuente de energía de las células de la pared de colon, y mejora la salud intestinal evitando la inflamación y mejorando la sensibilidad a la insulina.

Por otro lado, el propionato, generado de la misma forma que el butirato y con propiedades saciantes que facilita la menor acumulación de grasa.

Fuentes recomendadas de almidón resistente

Podemos encontrarlo en algunos alimentos, como los tubérculos, cocinados e ingeridos al enfriarse o recalentados a no muy alta temperatura; legumbres, como lentejas o guisantes; cereales, como arroz y avena o plátano verde o plátano macho (en un batido, por ejemplo). Podemos añadirlos fríos en ensalada o recalentarlos de forma moderada. Y es que el proceso de retrogradación: cocinar, refrigerar y luego recalentar, produce un cambio químico en el almidón resistente que también puede hacer que aprovechemos mejor sus beneficios.

Otra opción válida para personas que siguen dietas bajas en carbohidratos, para que el consumo de estos alimentos no aumente sus niveles de glucosa, es utilizar suplementos que aíslen el almidón resistente. El más adecuado es la fécula o almidón de patata: económico, con gran cantidad de almidón resistente (8 gramos por cucharada) y no eleva la glucosa. Lo ideal es comenzar con una cucharada a la semana y, si no se producen molestias estomacales,aumentar semanalmente hasta llegar a 3 o 4 cucharadas. Inclúyelo en tus sopas, yogures, cereales de desayuno, batidos…

Lo recomendable para mejorar tu salud intestinal y, por tanto, tu salud general, es añadirlo el almidón resistente poco a poco en tu dieta y combinarlo con probióticos, como por ejemplo, alimentos fermentados.

Productos relacionados

  • Seguridad garantizada

  • Pagos certificados

  • Envío express en 24-48 horas

Utilizamos cookies para poderte ofrecer una experiencia mejorada. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información.
x