Dietética Central
Cerrar Mi cesta 0,00 €

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

Reportajes

Comienza la temporada de infecciones respiratorias. ¿Cómo prevenirlas?

26/10/2018 13:36 Sistema Inmunitario Por: Dietética Central

Infecciones respiratorias

Los resfriados y los problemas de garganta son las afecciones más frecuentes.

Estamos en pleno otoño y ya se nota cómo el tiempo cambia: los días de lluvia, viento y las temperaturas más bajas empiezan a sucederse de forma inevitable. Es hora de sacar del armario chaquetas y pañuelos, pero también comienza la temporada de los resfriados y las faringitis: congestión nasal y mucosidad, dolor de garganta, estornudos, dolor de cabeza, malestar general y fiebre, nos avisan de la llegada de las infecciones respiratorias.

Tipos de infecciones respiratorias más comunes

En función de su localización, las infecciones respiratorias se clasifican entre las que afectan a las vías altas ⎼la nariz, la garganta, la faringe y los bronquios⎼ y las que afectan a las vías bajas, que son los pulmones. Las de las vías altas son las que se producen de forma más frecuente e incluyen, entre otras infecciones, la rinofaringitis aguda o lo que llamamos resfriado común, la rinosinusitis y la faringoamigdalitis. Las infecciones de las vías bajas, de los pulmones, son las neumonías y son menos frecuentes.

Por otro lado, las infecciones de las vías altas se pueden clasificar en función de su causa: la mayoría son víricas y las menos frecuentes son las bacterianas. Las más comunes son tres:

  1. Resfriado común (rinofaringitis aguda): síntomas como congestión nasal, mucosidad, estornudos, tos, dolor de cabeza, dolor de garganta, malestar general y, en ocasiones, fiebre, son indicativos del resfriado común, que se produce por la acción de los rinovirus (los patógenos más comunes en humanos y los causantes del resfriado común). La mucosidad puede comenzar de manera acuosa e ir volviéndose más espesa y amarilla, por la acumulación de células muertas y desechos.
  2. Faringitis: su principal síntoma es el dolor de gargante y su origen puede ser vírico o bacteriano. Cuando se presenta junto a los síntomas del resfriado común suele ser vírica. Pero cuando no hay tos ni mucosidad, pero sí fiebre alta e incluso placas blanquecinas en la garganta y ganglios dolorosos, es indicativo de que es bacteriana.
  3. Rinosinusitis: sus síntomas son congestión nasal aguda, dolor facial, malestar general y fiebre. Se origina por una infección de la mucosa de los senos paranasales (un conjunto de cavidades que se sitúan tras la frente, los ojos y la nariz). En este caso, si la mucosidad tiene aspecto de pus, la fiebre es muy alta (mayor de 39º C) y los síntomas no mejoran o empeoran tras cinco días, es probable que sea una infección de origen bacteriano.

En todo caso es un doctor el que tendrá que realizar el diagnóstico

-16%

INMUNORESPIR 90cap.veg.

LCN

Complemento formulado específicamente para ayudar a todos los síntomas respiratorios de...

antes 19,85 €

Special Price 16,69 €

Detalles y Stock
Añadiendo...

Tratamiento de las infecciones respiratorias

La mayoría de las infecciones descritas son de origen vírico. En este caso el tratamiento va dirigido a reducir los síntomas. Medicamentos genéricos como el ibuprofeno o el paracetamol sirven para reducir el dolor y la fiebre, aunque un antigripal es lo más indicado si además hay congestión nasal y estornudos. Para aliviar la congestión nasal, si se produce como síntoma único, podemos recurrir a la limpieza con suero fisiológico o a algún descongestionante nasal con xilometazolina

Es importante no recurrir a la automedicación y consultar con un médico.

En el caso de que la infección sea de origen bacteriano, suele requerir tratamiento con antibióticos. Es importante que sea el médico quien diagnostique y ponga el tratamiento adecuado, ya que la automedicación, sobre todo con antibióticos, puede ser contraproducente y crear resistencia a la enfermedad.

Prevención de las infecciones respiratorias

Este tipo de infecciones se transmite por la saliva y con el aire. Es decir, a través de las pequeñas gotas que expulsamos al estornudar o toser y a través de las manos contaminadas por esta saliva al sonarse o estornudar.

El único tratamiento médico preventivo es la vacuna en el caso de la gripe y, por este motivo, las medida de prevención dependen más de nosotros. Las más importantes son evitar el contacto con las personas enfermas y la higiene: lavarse muy bien las manos de forma frecuente, taparse la boca al estornudar con el brazo mejor que con la mano y desechar cada pañuelo de papel cada vez que nos sonamos la nariz.

Por otro lado, los hábitos de vida saludable (alimentación adecuada, ejercicio y dejar de fumar) promueven la buena salud y refuerzan el sistema inmunológico a la hora de enfrentarnos a los virus y las bacterias, Tampoco debemos olvidar utilizar las prendas adecuadas para protegernos del frío y el viento y, sobre todo, debemos consultar con nuestro médico o farmacéutico ante cualquier síntoma o duda de salud.

Productos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle la navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas, de nuestra Política de Cookies y de nuestra Política de Privacidad