• Envío Gratis a partir de 10€ en 24-48h
  • 15€ de regalo comprando 150€
  • 3% de descuento repitiendo compra
Toggle Navigation Menu
Cerrar 0,00 € Realiza tu pedido

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

La importancia de la nutrición en la tercera edad

13/7/2020 9:04 | Por Dietética Central

La alimentación es fundamental para la salud en la tercera edad.

La salud y la alimentación van muy unidas. Una dieta adecuada en las personas mayores es importante a la hora de envejecer con calidad de vida.

¿Que es una buena nutrición en la tercera edad?

Una buena nutrición es aquella que aporta, a través de una dieta saludable, todos los nutrientes que el organismo necesita para funcionar y crecer: proteínas, minerales, vitaminas, carbohidratos, grasas y agua. Es importante mantenerla a lo largo de toda la vida, ya que además de proporcionar energía y ayudar a controlar el peso (debe ser una dieta equilibrada entre lo que nuestro cuerpo ingiere y lo que gasta), favorece la prevención de algunas enfermedades comunes en la tercera edad como la hipertensión, la diabetes tipo 2, patologías cardiovasculares, la osteoporosis e, incluso, algunos tipos de cáncer.

Cada etapa de la vida tiene sus necesidades específicas en cuanto a nutrición, ya que el organismo va variando el metabolismo y también varían nuestras costumbres, y, por tanto, nuestras necesidades alimentarias. Hoy queremos centrarnos en cómo debe ser una adecuada nutrición en la tercera edad. Hablaremos de pautas generales, aunque cada persona, dependiendo de sus circunstancias, puede necesitar consumir menos calorías o más proteínas. Además, en esta etapa de la vida, generalmente aparecen disfunciones que pueden hacer que modifiquemos un poco la alimentación.

Las modificaciones fisiológicas en la tercera edad y otros aspectos personales pueden afectar la alimentación

Es comun que en la tercera edad aparezcan disfunciones físicas que puedan dificultar la alimentación: la disminución de la saliva, problemas para masticar y tragar debido a la pérdida de piezas dentales, modificaciones en el sentido del gusto y del olfato… El uso de algunos medicamentos también puede disminuir el apetito, ocasionar sequedad en la boca o modificar el sabor de los alimentos.

Si, además, tenemos problemas de movilidad que nos dificultan la tarea de cocinar, o vivimos solos, puede que no tengamos tanta motivación a la hora de cuidar nuestra alimentación. Pero una buena nutrición es muy importante para mantener una buena calidad de vida en los adultos mayores.

-15%

OLIGEN VITAL PLUS (oligen senior) 60cap.

IFIGEN

Ayuda a suplementar la dieta con aquellos...

¿Qué dieta es la adecuada para mantenerse saludable en la tercera edad?

Una buena alimentación en la tercera edad debe incluir:


1 - Alimentos altos en nutrientes, pero bajos en calorías

El ritmo de vida de los adultos mayores es más pausado, por lo que pueden que no necesitemos tantas calorías. Una buena alimentación en esta etapa debe incluir abundancia de frutas y verduras de diferentes colores.

2 - Cereales integrales

No deben faltar los cereales integrales, como la avena, el pan integral y el arroz integral, ni las legumbres, las nueces y las semillas.

3 - Calcio y vitamina D

El calcio es importante para prevenir la osteoporosis, sobre todo en la mujer, por lo que debemos incluir, leche descremada y queso bajo en calorías, o leche de arroz o de soja. Estos alimentos pueden estar enriquecidos con vitamina D y calcio. Una dieta saludable también debe incluir pescado, marisco carnes magras, aves y huevos.

Los superalimentos y complementos alimenticios ayudan a mejorar la salud de las personas mayores

Además de una alimentación rica en vitamina D y calcio, el consumo de frijoles, bayas, avena, vegetales verdes, yogurt y nueces, los superalimentos en general,  es fundamental para prevenir las enfermedades cardíacas y disminuir los niveles de azúcar en la sangre en personas que ya tienen diabetes.

Para suplir la necesidad de vitaminas y minerales, podemos acudir al consumo de complementos alimenticios combinados con una dieta equilibrada.


La salud de las personas mayores pide una buena hidratación y alimentos con menos grasas saturadas

  • La importancia de mantener una buena hidratación

Es frecuente que a medida que avanzamos en edad perdamos la sensación de sed, por lo que es importante beber abundante agua y otros líquidos, sobre todo en verano. Algunos medicamentos también necesitan que se aumente la cantidad de líquidos en el organismo, por tanto, es muy importante beber agua, aunque no se tenga sed.

  • Evitar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y grasas trans, y los que portan calorías huecas

La bollería industrial y los alimentos fritos de los restaurantes de comida rápida es mejor evitarlos. Abusar de estos alimentos ricos en grasas saturadas y trans puede elevar los niveles de colesterol y perjudicar la salud.

También debemos evitar en lo posible los alimentos que aportan muchas calorías y pocos nutrientes, como los snacks, los dulces industriales, las bebidas azucaradas y el alcohol.

  •  Hacer un poco de ejercicio diario

Tanto para mantener la agilidad, la movilidad y el equilibrio, como para recuperar un poco el apetito si ha disminuido, es muy recomendable activar el cuerpo con un poco de ejercicio diario.


Algunos consejos para tener una alimentación saludable cuando tenemos problemas para comer bien

Ya hemos comentado que las circunstancias físicas propias del envejecimiento y otras circunstancias personales pueden dificultar una correcta alimentación. 

Siempre que exista un problema físico que nos dificulte comer, como la pérdida de piezas dentales, tengamos dificultades para tragar o alguna enfermedad o incapacidad que nos hace difícil cocinar o alimentarnos bien, debemos acudir a un especialista médico para que valore nuestra situación y nos de las pautas que debemos seguir. 

Si lo que nos ocurre es que tenemos una pérdida del sentido del gusto y/o del olfato, podemos optar por agregar color y texturas a nuestra alimentación para hacerla más atractiva. O si no comemos lo suficiente con las principales comidas, es recomendable comer un pequeño tentempié entre horas (un puñado de frutos secos, un poco de fruta…), para completar la ingesta de nutrientes.

Si el problema es que nos falta motivación para cocinar o incluso comer, porque nos afecta la soledad, podemos organizar alguna reunión casera con algún familiar o un amigo para hacerlo más ameno. O acudir de vez en cuando a los centros sociales y religiosos para adultos mayores, donde obtendremos motivación y compañía.

Productos relacionados

Boletín
Usamos cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.
Más información : Política de Cookies