Dietética Central
Cerrar Mi cesta 0,00 €

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

Reportajes

Laxantes: ¿por qué no conviene abusar?

7/6/2019 20:47 Divulgación Por: Dietética Central

Laxantes para el estreñimiento ocasional.

El uso de laxantes para combatir el estreñimiento ocasional, tan habitual en verano, puede ser una ayuda. Pero debe ser una medida ocasional.

Con el verano llegan las vacaciones, los viajes y el relax. Los cambios de hábitos de esta época nos ayudan a desconectar, pero nuestro sistema digestivo puede acusar las variaciones en la rutina. Comidas a deshoras, cambios en la alimentación, una menor actividad o cambios en los horarios de sueño pueden ralentizar la función intestinal y causar estreñimiento. En estos casos, muchas personas optan por recurrir al uso de laxantes. Como medida puntual, es efectiva a la hora de solucionar el estreñimiento ocasional, pero un uso continuado conlleva riesgos y puede ser perjudicial para la salud.

¿Cuándo utilizar laxantes?

Si el ritmo intestinal no es adecuado, se van acumulando en el organismo residuos y otros tóxicos que pueden perjudicar la salud. El uso puntual de laxantes puede ayudar cuando tenemos estreñimiento ocasional y un cambio en la alimentación no consigue resolverlo. Se manifiesta:

- Si evacuamos menos de tres veces a la semana.
- Si tenemos sensación de defecación incompleta.
- Si tenemos que hacer mucho esfuerzo.
- Si tenemos que hacer varios intentos antes de conseguir hacer de vientre.

Cuando el ritmo intestinal se ha restablecido, debemos dejar de tomar laxantes o nos exponemos a que el problema se haga crónico y a otros riesgos para la salud que debemos tener en cuenta.

-15%

ELIMINEX (Laxante Natural) 500 gr.

LAMBERTS

Tiene un efecto prebiótico, por lo que se producen menos toxinas, lo que conlleva a un...

antes 32,95 €

Special Price 28,00 €

Detalles y Stock
Añadiendo...

¿Qué tipos de laxantes existen?

Antes de optar por un laxante determinado, debemos conocer cómo funcionan y qué implicaciones puede tener su uso. Lo recomendable es siempre consultar con un especialista para valorar cuál es el más adecuado en nuestro caso.

Lubrificantes: se introducen en el recto y reblandecen las heces, facilitando su evacuación. Como efectos secundarios, pueden ocasionar irritación rectal, calambres o diarrea.

Estimulantes: Favorecen el movimiento intestinal para facilitar la evacuación de las heces. Como efecto secundario, puede provocar hipotonía intestinal (intestino vago) al dejar de utilizarse.

Formadores de masa: Lubrifican, aumentan el tamaño de las heces y activan el movimiento intestinal. Como efecto secundario, puede interferir en la correcta absorción de algunas vitaminas y minerales, así como de algunos medicamentos.

Osmóticos: Promueven la acumulación de agua en el colon para favorecer la evacuación. Como efecto secundario, ocasionalmente puede provocar diarrea y deshidratación.

Los laxantes ayudan a solucional el estreñimiento ocasional, pero un abuso conlleva riesgos para la salud.

Los riesgos del abuso de laxantes

Cuando el organismo se acostumbra a recibir ayuda para realizar alguna función, se vuelve vago y le cuesta volver a realizarla por sí mismo. Por eso, el abuso de los laxantes puede hacer que, progresivamente, cueste más evacuar sin su ayuda.

Por otro lado, como las terminaciones nerviosas del colon no necesitan cumplir su función y se van adormeciendo, dejarán de enviar señales al cerebro cuando necesite evacuar las deposiciones.

El abuso de laxantes también puede provocar diarreas y vómitos, que si suceden de forma frecuente pueden causar la pérdida de electrolitos y la mala absorción de nutrientes que, a la larga, pueden causar desnutrición y perjudicar la salud. Otras consecuencias del abuso de laxantes pueden ser dolores crónicos de vientre, mareos, náuseas o gases constantes.

Estas consecuencias se hacen más graves cuando ya existe una patología intestinal previa, como el colon irritable, la enfermedad de Crohn, intolerancias alimentarias, pancreatitis o fibrosis quística.

También hay que ser precavido con el uso de los laxantes si tomamos alguna otra medicación (anticoagulantes, tratamientos para el corazón o los huesos…), ya que puede interferir en sus efectos. Lo recomendable es consultar con nuestro médico antes de empezar a utilizarlos.

Algunas personas piensan que el uso de laxantes ayuda a adelgazar, porque hace que el vientre se deshinche y se puede perder peso de forma puntual, pero esta creencia es un mito y debemos tener cuidado. En realidad, el abuso de laxantes puede dañar el tracto digestivo. Y además, al dejar de usarlos, suele producirse un aumento de la retención de líquidos y la formación de edemos, lo que se convierte en un efecto rebote.

La mejor opción: prevenir el estreñimiento con hábitos saludables

Una buena alimentación, la práctica de deporte y una hidratación adecuada pueden reducir los episodios de estreñimiento, aunque cualquier medida siempre es conveniente consultarla con nuestro médico:

Se debe seguir una dieta rica en fibra (al menos 25 gramos diarios). Para ello podemos aumentar el consumo de frutas y verduras, como los kiwis, los higos, las peras, el brócoli o las alcachofas. Y también el de cereales integrales, como pan, pasta y arroz, y el de legumbres.

La hidratación también es importante para el tránsito intestinal. Además de consumir la cantidad suficiente de agua, algunas plantas tomadas en infusión, como las hojas de sen, lino o ruibarbo, pueden prevenir el estreñimiento.

Productos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle la navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas, de nuestra Política de Cookies y de nuestra Política de Privacidad