• Envío Gratis a partir de 10€ en 24-48h
  • 15€ de regalo comprando 150€
  • 3% de descuento repitiendo compra
Toggle Navigation Menu
Cerrar 0,00 € Realiza tu pedido

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

¿Qué señales indican niveles altos de azúcar en sangre?

31/8/2020 9:05 | Por Dietética Central

Los síntomas de la diabetes pueden pasar desapercibidos durante años

La hiperglucemia o un nivel alto de azúcar en la sangre puede ser indicativo de diabetes, pero también puede corresponder a otro tipo de trastorno.

Muchas personas pueden tener un nivel alto de azúcar en sangre sin saberlo, ya que los síntomas son sutiles y pueden pasar desapercibidos durante mucho tiempo hasta que no se realiza un control de glucemia. La hiperglucemia, aunque puede venir derivada de algunas enfermedades o de la toma de ciertos medicamentos, es un indicativo de diabetes, por lo que es importante hacer una valoración lo antes posible para determinar o el diagnóstico de esta enfermedad.

¿Cuándo hay un nivel alto de azúcar en la sangre?

Cuando el nivel es superior a 130 mg / dl, antes de una comida, o mayor a 180 mg / dl dos horas después de haber comido, se considera que hay un nivel alto de azúcar en sangre o hiperglucemia.

La hiperglucemia se produce cuando el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora en una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia, por lo que la glucosa comienza a acumularse en el torrente sanguíneo en lugar de transportarse a las células. Esta situación puede ser crónica y darse a largo plazo, lo que normalmente incluye un cuadro de diabetes, o aguda, cuando es temporal y puede revertir, como la diabetes gestacional que se da en el embarazo.

-16%

CROMSULIN A (diabetes) 48comp

DIETISA

Con cromo que contribuye al normal metabolismo de...

¿Qué síntomas indican hiperglucemia?

Cuando la glucemia supera los 250 mg / dl suelen aparecer los primeros síntomas, que generalmente son una mayor frecuencia de micción, una sensación de sed constante y un aumento del apetito.

¿Por qué? Porque el exceso de glucosa en la sangre hace que los riñones trabajen más para filtrarla y eliminarla con la orina, de manera que aumenta la frecuencia y las ganas de orinar y, como consecuencia, aumenta la necesidad de reponer líquidos y por tanto la sed. Por otro lado, el bajo nivel de insulina hace que haya más sensación de hambre de lo normal.

Estos primeros síntomas no son siempre obvios, sobre todo en la diabetes tipo 2, y pueden pasar desapercibidos fácilmente durante años, por lo que hay que estar atentos, sobre todo en los niños. Cuanto antes detectada más fácil será controlar la diabetes con dieta, complementos y alimentación equilibrada.

Cuando el nivel es superior a 130 mg / dl, antes de una comida, o mayor a 180 mg / dl dos horas después de haber comido, se considera que hay un nivel alto de azúcar en sangre o hiperglucemia

Otros síntomas a los que debemos estar alerta son:

- Una visión borrosa: la pérdida de líquidos del exceso de glucosa afecta a la humedad del cristalino y produce ojo seco, por lo que pierde su capacidad de enfoque. Si no se controla, con el tiempo esta situación puede agravarse y generar una retinopatía.

- La piel aparece enrojecida, caliente y seca, debido a la deshidratación.

- Hay signos de cansancio, aturdimiento o agitación y sensación de somnolencia o dificultad para despertarse. Es debido a la falta de insulina, que es la que hace que el azúcar penetre en las células y se transforme en la energía necesaria para que el organismo funcione correctamente.

- Infecciones frecuentes, sobre todo urinarias y micóticas (hongos y candidiasis), debido al exceso de glucosa.

- Pérdida de peso sin causa aparente. Sobre todo en la diabetes tipo 1.

- También se pueden apreciar otros síntomas, como dolores de cabeza y dificultad para concentrarse, estreñimiento crónico o diarrea crónica, irritabilidad o disfunción eréctil.

Si no se interviene a tiempo para bajar el azúcar en la sangre, la situación puede puede complicarse y aparecer otros síntomas más graves, como un aumento de la frecuencia cardíaca y pulso débil, respiración agitada y profunda, dolor abdominal y vómito, aliento con olor afrutado y fuerte o confusión y letargo.

Hay que prestar atención a todos estos síntomas y acudir al médico si se detectan y son recurrentes, para realizar un control de glucemia que confirme o descarte la existencia de una diabetes y, si es necesario, poner en marcha el tratamiento más adecuado para controlarla y evitar complicaciones mayores.

Productos relacionados

Boletín
Usamos cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.
Más información : Política de Cookies