Dietética Central
Cerrar Mi cesta 0,00 €

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

Reportajes

Recomendaciones para mantener una buena higiene íntima femenina

3/12/2018 14:47 Salud sexual Por: Dietética Central

La higiene íntima femenina.

Los buenos hábitos, una correcta limpieza e incluso la ropa que llevamos influyen a la hora de mantener una buena higiene femenina.

La zona genital femenina es muy delicada y tiene sus características propias, por lo que su cuidado debe ser especial para impedir la aparición de problemas o infecciones vaginales.

Aspectos a tener en cuenta en la higiene íntima femenina diaria.

-16%

OLEUM INTIMO DI POMPEIA dosificador 50ml.

POMPEIA

Cosmético natural indicado para cubrir todas las necesidades íntimas femeninas de...

antes 39,60 €

Special Price 33,29 €

Detalles y Stock
Añadiendo...

La vulva debe lavarse una vez al día, pero debemos tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Utilizar productos específicos, que suelen contener agentes limpiadores neutros para no alterar el PH de la mucosa genital y no producir irritación ni sequedad. El lavado de la zona debe ser siempre de delante hacia atrás, para evitar el contacto con la bacterias fecales y evitar infecciones. También debe secarse muy bien la zona con papel o toallitas suaves, para eliminar la humedad que puede generar bacterias.
  • Debemos evitar el uso de guantes y esponjas en la limpieza genital, ya que pueden acumular bacterias. Tampoco son recomendables las duchas vaginales, salvo recomendación médica, ya que suelen destruir la flora vaginal.
  • El papel higiénico perfumado o de color debe evitarse, así como los baños de espuma frecuentes, ya que pueden causar irritaciones.
  • El uso prolongado de protectores íntimos puede producir alteraciones en el PH de la zona, debido a los materiales, fragancias y sustancias químicas utilizadas en su fabricación. Los más recomendables son los de algodón sin perfumes. Este mismo problema puede suceder con el uso de tampones durante la noche, que deben sustituirse por compresas. Además de evitar olvidos, reduciremos la posibilidad de irritación y sequedad vaginal. En general durante la menstruación deben cambiarse los tampones y compresas cada 4 horas.
  • No deben utilizarse desodorantes íntimos para la higiene femenina. Si existe algún problema de olor, debemos acudir al especialista para descartar problemas o infecciones.
La higiene y el cuidado de la zona íntima debe ser especial.

La ropa que usamos influye en la salud íntima

  • La ropa interior que mejor protege la zona íntima es la de algodón, ya que absorbe la humedad y mantiene la ventilación. Es recomendable que no sea muy ajustada y debemos evitar dormir con ella por el mismo motivo. También debemos evitar el uso de detergentes y blanqueantes agresivos para lavar estas prendas.
  • La ropa exterior ajustada, como los pantalones de tela y costuras gruesas, tampoco favorecen la ventilación, además de provocar más secreciones vaginales que aumenta la humedad en la zona.
  • Si nos bañamos en el mar o en la piscina, es recomendable no dejar el bañador mojado mucho tiempo y secar bien la zona para evitar la acumulación de humedad, que puede hacer proliferar las bacterias. Lo mismo sucede con el sudor y la ropa interior.

Otras medidas que podemos adoptar para mantener una buena higiene íntima son:

  • Siempre debemos acudir al médico cuando notemos algún cambio en la zona o en el flujo vaginal. Picor, escozor, mal olor o cambios en la densidad del flujo deben ser revisados por un especialista para descartar posibles problemas.
  • Las mujeres con dispositivos intrauterinos, que han tomado antibióticos recientemente, embarazadas y diabéticas son más propensas a desarrollar infecciones vaginales, por lo que deben estar más alertas.
  • A la hora de practicar sexo, es recomendable lavarse bien las manos antes y después, así como orinar tras las relaciones sexuales. También debemos tener cuidado con la higiene a la hora de practicar sexo oral y prevenir la infección de ETS, sobre todo cuando tenemos parejas esporádicas, con el uso de condones.
  • Así como una dieta equilibrada favorece la salud en general, también favorece la salud íntima. Una dieta con abundancia de azúcares puede influir en la aparición de candidiasis, ya que la cándida fermenta los azúcares e hidratos de carbono, siendo éste su principal sustrato alimenticio para reproducirse.

Productos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle la navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas, de nuestra Política de Cookies y de nuestra Política de Privacidad